Muchos pasamos por situaciones de gran tristeza o duelo absoluto y consideramos que estamos en una depresión y las frases de “Estoy deprimido” o “Estas deprimido, pronto se te pasa, dale tiempo” no dan espera.

Tendemos a confundir las sensaciones de tristeza absoluta o gran dolor con el trastorno de depresión, un diagnóstico que debe ser determinado por un especialista en la salud mental, como un psicólogo y que conlleva aspectos emociones y físicos en las personas.

Normalizamos los sentimientos que pueden ser crónicos o constantes a tal punto de atribuirle al tiempo, fortaleza u otras alternativas místicas su solución, sin permitir que, ante una posible enfermedad como lo es la depresión, se tomen acciones por parte de un especialista para curarla.

Síntomas de la Depresión

Existen diferentes tipos de depresiones y así mismo, formas de tratarlas, por eso es importante determinar causas o los síntomas que se presentan.

Estas pueden variar según el tiempo en el cual se desarrolla principalmente, pero también diferentes síntomas que afectan a las personas a nivel emocional, cognitivo y físico, como:

  • Ánimo bajo la mayoría del tiempo, con tendencia a la irritabilidad.
  • Insomnio o dificultad para dormir, o Hipersomnio o demasiado sueño.
  • Cambios en el apetito, ya sea poco o mucho, afectando la pérdida o el aumento de peso.
  • Fatiga o cansancio.
  • Sensaciones de culpa, inutilidad o desprecio por sí mismo.
  • Poca concentración o dificultad para mantener la atención.
  • Deterioro en aspectos sociales, relaciones o laborales.
  • Falta de motivación, desesperanza o resignación en varias actividades de su vida.
  • Pensamientos constantes sobre la muerte o suicidio.
  • Desinterés en actividades de la vida que eran de su gusto.
  • Falta de deseo o interés en actividades sexuales.

Sin importar cuál sea el tipo de depresión que estés presentado ten en cuenta estas acciones para combatirla:

  • Rompe hábitos, trata de hacer cosas nuevas, no te encierres o limites tus actividades sociales por pereza, fatiga u otra excusa, permitirte entrar en contacto con nuevas experiencias Te abrirá a mejores sensaciones.
  • Mejora tu alimentación, brindándole a tu organizamos el cuidado y bienestar que requiere permites que no existan molestias e incluso aportar nutrientes que mejorarán tu sistema nervioso.
  • Haz deporte o alguna actividad física, permitiéndote liberar con mayor facilidad neurotransmisores que favorezcan el ánimo.
  • Escucha música diferente, está bien que te sientas triste, pero el escuchar música con tonos bajos en su letra o ritmos solo reafirmará tus emociones, cámbialas por ritmos alegres que te hagan moverte.

Conoce más de cómo tratar esta enfermedad con nuestro programa virtual de psicología dando clic aquí