3 retos que enfrentan los líderes en educación

¿Qué habilidades debe tener un docente? ¿Qué escalafón tiene? ¿Cómo dirigen equipos de trabajo? Son algunas preguntas que pueden mostrar si tu perfil profesional es de docencia o de dirección, pero el reto realmente no es diferenciarse sino evolucionar, generar cambio y poner una meta qué conseguir.

Muchos profesionales de diversas disciplinas han llegado a dirigir instituciones educativas, pero sólo unos pocos han, realmente, liderado y motivado a los equipos de trabajo, responsables de la correcta apropiación de conocimiento de las generaciones futuras.

Hoy queremos compartirles 3 retos que enfrentan los futuros directores y líderes en educación y para los cuales podrías formarte como Magister en Administración Educativa

  1. Liderar el cuerpo docente

Todos los docentes cuentan con habilidades únicas para descubrir aquello que motiva a los estudiantes, para formar sus mentes y desarrollar al máximo sus conocimientos. Sin embargo, en el ejercicio de su trabajo llega un punto en el que la pasión y la curiosidad del docente se disminuye.

Mantener motivado al cuerpo docente es mucho más difícil que motivar a un empleado común, la razón es que las personas que forman el cuerpo docente son interdisciplinarias, cuentan con metodologías diversas y logran conectarse de forma diferente con los estudiantes.

Crear planes de refuerzo y espacios que potencialicen la socialización de procesos, permite que los docentes se sientan parte de la planeación educativa y tomen responsabilidades de forma autónoma, situación que ayuda a trabajar en equipo por una misma causa, la que defina el líder.

  1. Gobernanza de educación

Los estándares mundiales de gobernanza imponen retos muy fuertes en la administración de organizaciones educativas ya que deben alinearse a la normatividad, legislación y avances tecnológicos, adaptando los modelos y planes de estudio a las necesidades de la nueva población estudiantil

Los nativos digitales, es decir todas las generaciones nacidas luego de la invención de internet, cuentan con una curiosidad innata y una adaptabilidad a la tecnología tan natural que los procesos educativos y la comunicación generada en las instituciones están obligados a responder a estas necesidades

Pero además de la dirección innovadora, los procesos educativos están llamados a utilizar cada vez más metodologías y contenidos digitales que permitan capturar la atención de aquellas personas que, gracias a la tecnología, desarrollan procesos mentales con mayor velocidad.

  1. Educación inclusiva

Sin duda la inclusión es un tema de liderazgo desde la dirección de instituciones educativas y es un reto modificar y adaptar el proyecto educativo o el plan de estudio a las necesidades reales de la población actual.

La era digital ha permitido crear espacios académicos que garanticen y mejoren los procesos de aprendizaje, oportunidad que le permite a población con poco acceso a la educación, formarse desde la comodidad de su casa, sin desplazase y en los tiempos y momentos que lo necesita.

También hay que tener en cuenta que la población mundial se ha diversificado en múltiples escenarios y situaciones que generan también afectaciones de salud. Muchos pacientes internos en hospitales por afectaciones graves, muchos discapacitados o muchas personas con condiciones especiales de salud son también parte de la sociedad y el reto es crear espacios de enseñanza que les permitan desarrollar su intelecto y afinar sus habilidades.

En otro extremo, existe una tendencia mundial en la que cada vez más jóvenes, no quieren sentarse en un salón de clases tradicional a recibir información, sino que buscan experimentar y descubrir el mundo por ellos mismos. Crear procesos de enseñanza que les permitan la interactividad y apropiación de conocimiento debe ser la meta más grande para cualquier institución en el mundo de hoy.

2018-11-29T14:30:56+00:00