El río Bogotá es un cauce hídrico que se encuentra en el centro del país y hace su recorrido por varios municipios de Cundinamarca. Pero, infortunadamente muchas son las causas que originaron su muerte.

Este río desde su nacimiento tiene un lugar mágico, un sitio rico en flora y fauna. Cuando va bajando por el Páramo Guacheneque, donde nace, se va encontrando inmediatamente con su propia muerte.

Desde que llega a Bogotá, la capital colombiana, este cauce recibe altos índices contaminantes que hace del río como el más contaminado de Colombia y quizás del mundo.

 

Las causas

El río Bogotá le debe su desastre natural a los capitalinos y a las industrias que botan sus desechos tóxicos y desperdicios a las aguas del afluente. Cuando el río hace su recorrido por Cota, aún está vivo y se preserva seres que viven en el agua.

Pero, cuando entra a Bogotá, su impacto negativo es gigantesco. Según las autoridades de los entes de control que cuida el cauce, afirman haber encontrado un sin número de objetos en el agua: Muebles, llantas, escombros, basuras, en fin. A los anterior, se le suma las aguas negras, las alcantarillas que desembocan en el Bogotá y las aguas residuales de las fábricas de la zona industrial de la capital.

Las aguas ya contaminadas de los ríos Fontibón, Fucha y Tunjuelo se le suma a la huella irreversible que por años ha tenido los kilómetros de este afluente.

 

Educación para salvarlo

Son varios los estudios y las investigaciones que se han realizado para salvar y revivir el río Bogotá. Estudiantes y muchos líderes culturales han comenzados múltiples campañas ambientalistas para no seguir contaminando el afluente.

Lo anterior, debería pasar de los documentos o teoría a la práctica, ya que es urgente que el río necesita un plan de acción para ir descontaminando sus aguas.

Asimismo, los estudiantes de los programas que manejan la Ingeniería Ambiental, hacen un llamado a toda la comunidad para que ellos aporten su grano de arena y ayude a no botar más basura al río Bogotá.

 

¡No más muerte al río!