La comunicación exitosa por lo general es difícil de conseguir en cualquier contexto que se presente, uno de los aspectos más evaluados a la hora de publicar algo, es la interpretación que le pueden dar de lo que se dice.

 

Se sabe que un mensaje se puede interpretar de muchas maneras distintas, son muchos factores los que influyen, no sólo se debe a la edad, el sexo, la religión o temas culturales, la diversidad de interpretación inclusive se puede dar dentro de un mismo grupo donde se compartan el mismo tipo de características mencionadas anteriormente.

 

¿Qué sucede cuando los interlocutores se multiplican y sólo hay una voz para dar respuesta?

 

La comunicación por redes sociales requiere de una serie de habilidades por parte de los social media, cuando responde una inquietud a un usuario, no lo hace dirigido solo a él, sino también al público en general, enviando un mensaje que aciertan a leer.

 

Para comunicar se debe tener algo para decir, para ello se debe tener una estrategia de comunicación clara para definir el contexto y el tipo de contenido que se va a publicar por redes sociales, el no tener definido este tipo de acciones puede ser un gran error para la compañía o para la presentación de la persona.

 

Lo primero que se debe tener en cuenta es a quien se va a dirigir la empresa, persona o institución con el mensaje, de qué forma se le va a dar la información, que se le va a decir, no solo en función del target sino también al tipo de comunidad que sigue la cuenta.

 

El comunicador que se encarga de las redes sociales, no solo debe adaptar su vocabulario a una comunidad, sino que también amoldarse al individuo para que pueda experimentar una sensación de cercanía y sienta empatía hacia la marca o empresa, para poder cumplir con ese requisito es importante que sea un experto en comunicación y una persona empática.

 

La buena comunicación es un arte, esta capacidad debe servir al comunicador para interpretar de forma correcta los mensajes que recibe, conocer a profundidad el funcionamiento de la empresa ayuda a leer con mejor estructuración los mensajes que llegan, para poder crear una comunicación asertiva.