Fuente: Karol Bernal Cifuentes
Magíster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial
Coordinadora Marketing Digital
UMB Virtual

En la actualidad ya no es extraño ver a niños pequeños usando un celular o una tableta electrónica. Muchos pensamos que el hecho de que sepan usar el dispositivo antes de hablar o de aprender a ir al baño es una maravilla y señal de que el niño será muy inteligente: puede ser, pero también es un incentivo que podría causar desórdenes en el infante si no se tiene un control de su uso. Aunque suene exagerado, la verdad es que los dispositivos móviles pueden contribuir a diversas anomalías que son negativas en los niños en desarrollo.

Estos son los 4 desordenes que dispositivos móviles pueden podrían provocarles:

1- Ansiedad: un niño que pasa mucho tiempo jugando o navegando, sin regulación, en un dispositivo móvil, probablemente va a generar una alta dependencia o un hábito en cuanto al uso de la tableta o celular en situaciones inadecuadas o inoportunas. Una vez ocurra esto, lograr un desapego va a ser difícil y la ausencia del dispositivo podría ser causa de una ansiedad prematura.

2- Insomnio: la luz que emiten los smartphones y las tabletas es conocida como “luz azul”, la cual, según el boletín de salud de la Universidad de Harvard, provoca desórdenes en el cuerpo cuando se usa en la noche. Tanto infantes (los más afectados) como adultos, son perjudicados por este tipo de luz que, además de estar vinculado con problemas cardiovasculares, depresión y diabetes, afecta el ritmo circadiano del cuerpo, lo que podría causar desórdenes en el sueño.

3- Problemas visuales: : el acceso a la virtualidad en celulares o tabletas ha hecho que se aumente la cantidad normal de tiempo que se le dedica a mirar a una pantalla. Si el uso de un dispositivo móvil es alto y no hay un descanso controlado de los ojos, el niño en desarrollo está más expuesto a enfermedades ópticas como la miopía, el astigmatismo o el glaucoma, como se explica en el libro “Efectos del smartphone en los ojos y evolución del ojo en general.”

4- Postura correcta del cuerpo: : los celulares y las tabletas electrónicas podrían afectar en el desarrollo normal de la columna vertebral del niño, pues la postura que tiene que emplearse para hacer uso del aparato no es la mejor para la formación de su curva cervical, que empieza a desarrollarse entre los 12 y 18 meses. Además, el tiempo irregular de uso de los dispositivos móviles está reemplazando un tiempo importante y normal que un niño debería estar invirtiendo en conocer su entorno, gatear o caminar para fortalecer los músculos en desarrollo y garantizar una mejor postura a futuro.

Realmente, hay que reflexionar sobre la edad adecuada en la que se le podría regalar a un niño un dispositivo móvil, pues muchos empiezan a pedirlos a una edad muy temprana.
Hay que tener en cuenta que a los dos años los niños aprenden más y mejor de sus experiencias con el mundo real y el uso no controlado de los dispositivos, que tiene mucho que ver con la atención y el tiempo que le dediquen los padres (conceptuales, biológicos, putativos… o tutores) a la formación del niño, podría afectar en este proceso.
Ahora bien, a partir de los tres años muchos niños ya pueden beneficiarse del contenido educativo de muchas aplicaciones que tratan de enseñar ideas y conceptos a través de la repetición u otros métodos. Lo ideal es aprender a combinar lo virtual con la realidad del niño, pues, como afirma la pedagoga Marjorie Hogan, “vivimos en un mundo mediático y los medios masivos ofrecen oportunidades de educación y entretenimiento a adultos y niños”.
Lo que es cierto, es que el padre debe estar supervisando el uso de los dispositivos, revisar las aplicaciones para identificar cuáles están utilizando sus hijos y limitar el uso de los mismos en las zonas comunes. La clave está en que los pequeños identifiquen, cuándo y dónde se deben utilizar los aparatos electrónicos, respetando las horas de desayuno, almuerzo y comida, del mismo modo que la hora de dormir.
Además, los padres son siempre un ejemplo a seguir, con lo que apagar el dispositivo móvil, o apartarse de él, un rato es una estrategia para poder crear espacios de relación para el niño.

Recomendación:

Youtube Kids: una versión de su plataforma de video, la más grande del mundo, especialmente diseñada para niños. Con ella se puede filtrar el contenido e incluir opciones, como un temporizador para limitar el uso.

Youtube Kids